Vivir Conforme la Voluntad de Dios

Gaby Vázquez

Gálatas 2:20 Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.

 

Renunciar a nuestros pasos antiguos es difícil, y puede parecernos a veces imposible, pero Dios nos da todo lo que necesitamos para hacerlo, para caminar, para servir y estar en Él; nos da su fuerza, su fortaleza. Su amor ha sido tan grande que ya dio a su Hijo por cada uno de nosotros.

 

Nadie dijo que vivir para Él sería fácil, por lo contrario, cuando decidimos vivir para Dios emprendemos una carrera que no tendrá un final hasta que Él venga por su pueblo.

 

Debemos esforzarnos siempre no importando qué suceda, porque ya no vivimos más para nosotros sino para el Señor. Nuestra carne es débil y aun nuestros huesos, pero el Señor es quien nos sustenta. Tu primer reto es dejar de ponerte límites, porque Dios es un Dios infinito, y lo que a nosotros es imposible, para Él no.

 

Demos testimonio, seamos perseverantes en la meta, no dejemos de mirar nuestro objetivo: ser fieles, trabajar para Dios, instruirnos en toda su enseñanza, no solo en la predicación sino buscando cada día saber más de Él, leyendo su Palabra y asistiendo a los cursos.

 

No seamos sabios en nuestro propio entendimiento porque de Dios provine la sabiduría y la inteligencia.

 

Dios te bendiga.